Seamos grises

Efectivamente. Soy de grises. Y no tengo pudor en admitirlo, en decirlo en voz alta, en gritarlo a los cuatro vientos. Pero no me refiero al gris de color sino a ser gris en las decisiones. No me gusta tener que escoger entre blanco o negro. ¡Lo admito! Soy una indecisa. No me gusta tener que escoger. No me gustan los extremos, soy más de medias tintas y de tener la posibilidad de probar un término medio. No podría vivir con la eterna duda de: Qué hubiera pasado si… Por ello, prefiero no elegir.

rock-climbers-1720497_1280

Tú eras totalmente lo contrario. Blanco o negro. De todo o nada. Una autentica locura. Una montaña rusa que aunque me desestabilizara, me tiraba de cabeza y sin arnés a tomar decisiones en las
que tenia que renunciar a una parte. Odio tener que escoger. Sin embargo, quizás era eso lo que me atraía. Un poco de descontrol a mi organizaba agenda. Un poco de locura a mi monótona rutina calculada al milímetro. Un poco de improvisación y de, ¿cómo se dice? ¡Vivir al límite!

 

Ahora con tu ausencia, continuo en mi treces. Me gustan los grises. Me gustan los quizás. Una puerta abierta entre millones que permanecerán para siempre cerradas. Sabes que no tienes la certeza, no estás segura, pero sí tienes la esperanza y, con eso, te es suficiente. Es lo que necesitas para que continúes esperando día tras días. Por si, quizás, recapacita y vuelve. “No sé si eso pasará, espero que sí”. ¡Eso es lo que tiene los grises! Vives en un continuo desconcierto… Pero, oye, ¡tiene emoción!

Me gustan las cosas improbables, no imposible ni fáciles. La facilidad cansa y lo imposible frustra. Entonces… ¿qué mejor que un improbable? Una remota posibilidad que haga que mantengas la esperanza hasta el último momento. Que hace que mires el móvil cada 10 minutos para saber si te ha escrito o que te asomes a la ventana esperando verle apoyado en la tienda de enfrente sonriéndote. Son cosas improbables. Pero… “Y si….”

Por eso, en esta línea, podréis suponer que creo en las segundas oportunidades. ¡Por supuesto! ¿Y por qué no? Creo en la posibilidad de continuar una historia verdadera a pesar de las dudas, en la superación de obstáculos y en el éxito de los amores destinados. Creo en las buenas intenciones. Si te has equivocado… ¿Por qué no volverlo a intentar?

mountain-917320_1280.jpg

Mientras tanto… Seamos grises.

Anuncios

3 thoughts on “Seamos grises

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s