Y lo simple se volvió complicado

 

A veces pienso si esto es un juego y yo soy la única que no sabe que está jugando. Me siento impotente y decepcionada. ¿Sabes cuando esperas que alguien actúe de cierta manera y no lo hace? Es como si fuera un fallo tuyo. Me canso de depositar esperanzas en algo que no va  pasar, que es imposible que pase porque eres tu la única que pone intención en ello. Es como cuando en una bicicleta de dos, pedalea uno con todas sus fuerzas pensando que esta empezará a andar pudiendo arrastrar el peso del otro.

Tienes detalles, y aunque no se valoren, cada día intentas sorprender pensando que algún día se dará cuenta de lo que sientes. Imposible.

Desistes pero… ¡Qué malo es a veces tu carácter impulsivo! Te puede, supera a tu orgullo y subordina a tu dignidad. Es como un quiero, no debo, pero como puedo lo hago. Venga va,¡una vez más!

– Eo soy yo. Recuerdas aquellas largas conversaciones, aquellas miradas eternas de forma clandestina, aquellas sonrisas que se dejaban ver de forma involuntaria…-

– Sí, la verdad es que ha pasado tiempo pero a pesar de todo sigo aquí… –

Una vez más, después de todo, te encuentras tú sola, viendo como “algo que puede llegar a ser se convierte en algo que pudo haber sido“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s